fbpx

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Planificado por Katie Gregg Events & Co.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

En la víspera de Navidad de 2009, Joshua Bourke entró por primera vez en la fiesta de la tía de Sarah Onstwedder. ‘Es el mejor amigo de mi primo, que lo invitó a venir’, recuerda Sarah. ‘No lo sabíamos entonces, pero fue el comienzo de nuestra historia de amor.’ Cinco fiestas más llegaron y se fueron, sin embargo, con la pareja sólo intercambiando pequeñas charlas. ‘Luego, en el evento de 2015, Josh me pidió mi teléfono y puso su número en él’, recuerda Sarah. ‘Fuimos a nuestra primera cita una semana después’.

Cuatro años después, en marzo de 2019, Josh, un ex jugador de fútbol profesional, me propuso matrimonio. ‘Lo hizo delante de toda nuestra familia’, dice. ‘¡Significó mucho para mí porque la familia es donde todo comenzó!’ Sin perder tiempo, la pareja decidió casarse ese julio en un lugar cercano y querido por ellos en Detroit, Michigan. ‘Elegimos el impresionante Instituto de Artes de Detroit porque hemos estado yendo allí desde que empezamos a salir y es nuestro lugar favorito en Detroit’, dice Sarah. ‘Nos encanta que cuando entras, parece que estás en Italia. Estar rodeado de todo el arte es una sensación increíble’.

Lean para ver los grandes espacios y las florales de su elegante y formal evento planeado por Katie Gregg Events & Co. y fotografiado por K.R. Moreno.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Paper & Honey diseñó la suite de papelería de la pareja, que marcó el tono de la ceremonia de la pareja a las 6 p.m. en el Instituto de Artes de Detroit. ‘La parte más fácil de la planificación fue elegir nuestro lugar de celebración’, dice Sarah. ‘Comencé a imaginarme caminando por el pasillo y me emocioné tanto’.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Sarah se preparó para la boda con sus damas de honor, incluyendo su hermana y su prima, que se habían unido a Sarah para la compra del vestido de novia. ‘Mi prima se comprometió un par de meses después de mí, y le dije que también debería probarse algunos vestidos’, dice Sarah. ‘Lo hizo y las dos terminamos diciendo ‘sí al vestido’. Fue un día lleno de risas, lágrimas felices y alegría que siempre tendré cerca de mi corazón.’

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

‘Sabía que este vestido era el indicado porque mi madre y mi hermana empezaron a llorar cuando salí’, dice Sarah de su vestido de Berta. Completó su look con un velo hecho a medida de Ultimate Bride, tacones de Christian Louboutin y joyas de reliquias de su abuela. ‘Antes de que mi abuela falleciera, me regaló sus pendientes y su anillo de bodas y me dijo que podría ser mi ‘algo prestado’ el día de mi boda’, dice. ‘Como sorpresa, mi hermana añadió una piedra azul al anillo y lo convirtió en mi ‘algo azul’ también. El anillo es tan especial para mí y lo apreciaré para siempre!’

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

La pareja incluyó citas especiales en sus votos matrimoniales y durante el día de la boda. ‘Personalizamos el día de nuestra boda para reflejar lo que somos como pareja’, dice Sarah. Su ramo estaba envuelto en una cinta de melocotón claro caligrafiada con las palabras ‘Siempre te elegiré’.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Me encanta el aspecto de mis chicas de blanco. ¡Hizo que todo se viera tan elegante!

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Las criadas de Sarah llevaban vestidos blancos con escotes de novia de Elle Zeitoune. ‘Elijo estos vestidos porque quería mantener nuestra visión consistente con el look chic y limpio’, dice. ‘Me encanta el aspecto de mis chicas en todo blanco. ¡Hizo que todo se viera tan elegante! La madre de la novia y la madre del novio también se vistieron de blanco.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

‘Tener un primer vistazo con Josh fue una de las mejores decisiones que hemos tomado’, dice Sarah. ‘Recuerdo que viajé en un auto antiguo y me encontré con él en la escalera de mármol de la DIA. En el camino, leí una tarjeta que me había escrito y pensé: ‘No puedo esperar a casarme con el hombre de mis sueños’.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

La pareja posó para retratos a lo largo de la llamativa fachada de Bellas Artes del instituto.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Naturalmente, Sarah posó para más retratos de novias fuera del museo. Su romántico ramo estaba compuesto por peonías de duquesa, orquídeas phalaenopsis, ranúnculos de Hanoi, guisantes dulces, campanula blanca, escabiosa, arándanos y smilax.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Josh se puso un traje oscuro de ciruela de Tom James de Toronto y un reloj que fue un regalo de Sarah, hecho por la compañía Shinola de Detroit. (La pareja y muchos de sus 189 huéspedes también se alojaron en el nuevo Hotel Shinola de Detroit.)

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

‘Queríamos que nuestra boda fuera romántica, chic, limpia, nítida, elegante, y no podríamos haber elegido un lugar más perfecto y atemporal para que nuestra visión cobrara vida que el Instituto de Artes de Detroit’, dice la novia.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Diseñadores de eventos y florales Ines & Marie trabajaron con White Buffalo Designage para crear una instalación de acrílico llena de flores que daba la bienvenida a los invitados en la entrada de la ceremonia. En el interior, el altar se estableció con cuatro arreglos de gran tamaño de peonías duquesas blancas, viburnum, rosas de Playa Blanca, rosas blancas de Majolica en spray, tulipanes y guantes de zorro-atop acrílico, naturalmente.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Queríamos que nuestra boda fuera romántica, chic, limpia, nítida, elegante, y no podríamos haber elegido un lugar más perfecto y atemporal para que nuestra visión cobrara vida que el Instituto de Artes de Detroit.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

La ceremonia se llevó a cabo en la colorida Corte de Rivera de la DIA, llamada así por los murales del artista Diego Rivera que adornan sus paredes. ‘La ceremonia se llevó a cabo en la colorida Corte de Rivera, donde los trabajadores de la Industria de Murales de Detroit rodearon a nuestros invitados’, dice la novia. Se utilizaron ‘sillas fantasma’ transparentes para no desmerecer el arte y la arquitectura del espacio.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Nunca olvidaré estar de pie en la entrada, a punto de caminar por el pasillo con mi padre. Ambos nos miramos y él dijo: ‘Te ves hermosa’. Este es tu momento’.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Un pianista en vivo interpretó ‘How Would You Feel’ de Ed Sheeran para el paseo de Sarah con su padre. ‘Nunca olvidaré estar de pie en la entrada, a punto de caminar por el pasillo con mi padre’, recuerda. ‘Ambos nos miramos y él dijo: ‘Te ves hermosa’. Este es tu momento’.

El sobrino de la novia, que sirvió como portador del anillo, también ofreció una cita memorable. ‘Justo cuando estaba a punto de caminar por el pasillo, se volvió hacia mí y me dijo: ‘Tía Sarah, ¡te quiero tanto!’ Me hizo llorar y recordaré ese momento por el resto de mi vida’.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

La pareja escribió sus propios votos e hizo que un amigo de la familia oficiara la ceremonia. Los votos de Josh incluían un recuerdo de su primera cita dos años y medio antes, diciendo: ‘Nunca he sido de los que caen duro, pero después de esa noche… pensé en lo hermosa que te veías, en lo ingeniosa que eras. Cómo nos divertíamos tanto juntos. Estaba asustado porque sabía que no era una cita normal, era una cita con la mujer con la que me iba a casar’. (Resulta que tenía razón!)

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Aunque Sarah dice que todo el guión de la ceremonia fue especial, admite que tiene una línea favorita. ‘Mi cita favorita de todos los tiempos que Josh dijo fue ‘Te amo más hoy que ayer pero no tanto como mañana”, dice ella. ‘Ha estado diciendo esa cita desde que me dijo que me amaba’. Al final de la ceremonia, ella y Josh se retiraron al altar para escuchar ‘Better Man’ de Leon Bridges.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Durante la hora del cóctel, los invitados pudieron explorar la colección de la DIA, que cuenta con más de 65.000 obras de arte. ‘Josh y yo queríamos que nuestros invitados tuvieran toda la experiencia en la DIA, así que pagamos para que las puertas de oro se abrieran para que nuestros invitados pudieran disfrutar del arte y pasear’, dice Sarah.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

La recepción tuvo lugar en el majestuoso Gran Salón de la DIA. ‘La mesa principal estaba en el medio de la sala e hizo caer la mandíbula de todos’, admite la novia. ¿El punto focal? Cuatro arcos de vegetación que formaban lo que Sarah llama ‘una gran declaración’.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Los arcos florales fueron hechos con smilax, naranja falso, arce verde, pittosporum, aceituna de otoño y camelia. Fueron ‘plantados’ en macetas que los hacían parecer como si crecieran naturalmente dentro del espacio dramático.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Debajo de los arcos, la mesa principal estaba cubierta con linos de marfil y rematada con una superposición impresa y corredores transparentes. Estaba decorada con un surtido de velas -velas de pilar LED, velas cónicas en candelabros de latón y votivos en portavelas de cristal- y acentuada con cargadores transparentes y más cristalería tallada. Sillas tapizadas y servilletas de lino monogramadas completaron el look.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Las mesas de los invitados estaban coronadas con los mismos hermosos alquileres, pero estaban rodeadas de sillas fantasma transparentes para un aspecto más moderno (para coincidir con el lugar de la ceremonia). ‘Las mesas hicieron que todos se sintieran como si estuvieran en Italia’, dice Sarah.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Mientras que la instalación del arco fue sin duda el punto focal de la recepción, el pastel de bodas de cinco pisos de la pareja, de Sweet Heather Anne, fue el segundo más cercano. Estaba decorada con flores de azúcar blancas y doradas en el exterior, y, en el interior, estaba rellena de caramelo salado de chocolate y frambuesa y sabores de crema.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Durante la recepción, Sarah y Josh compartieron el primer baile de ‘Increíble’ de James TW, mientras un DJ hacía que todos bailaran más tarde en la noche.

Una boda en el Gran Jardín dentro del Instituto de Artes de Detroit

Mirando atrás en el día de su boda, Sarah dice que el recuerdo de estar rodeados por su familia y amigos es lo que más destaca. ‘Estamos tan cerca de nuestra familia y amigos’, dice. ‘Reunir a todos nuestros seres queridos de diferentes partes del mundo y tenerlos a todos en una habitación fue tan especial.’

Sede de bodas Instituto de las Artes de Detroit

Planificadora de bodas Katie Gregg Events & Co.

Floral & Event Design Ines & Marie

Vestido de novia Berta

Accesorios para la novia Ultimate Bride; David Yurman; Christian Louboutin

Hair Luigi Bruni; Kevin Green

Makeup Emily Gray

Vestidos de dama de honor Elle Zeitoune

Atuendo del novio y portador del anillo Tom James de Toronto

Anillo de compromiso y alianzas Joseph-Anthony

Papel de Invitaciones y Miel

Calligraphy M.B. Calligraphy

Cuadro de asientos y cartel de bienvenida White Buffalo Designage

Libro de visitas Indigo

Entretenimiento White Pines Entertainment

Tarta Sweet Heather Anne

Alquileres La Tavola; Héroe de lino; Fuente de eventos; Teoría de eventos; Grupo de eventos de la ciudad

Accommodations Shinola Hotel

Transportation Motor City Vintage Rentals; Rochester Limousine