Hombre perfecto, anillo no tan perfecto. Esto es lo que hay que hacer.

Qué hacer si no te gusta tu anillo de compromiso

Es un momento inolvidable cuando tu pareja pone esa mirada de adoración en su cara, pregunta trémulamente, ‘¿Te casarías conmigo?’ y luego ofrece una caja con el peor anillo que hayas visto. Y ahora se ha convertido en algo que te hace sentir mal incluso por pensar: ‘No me gusta mi anillo de compromiso. ¿Qué hago?’

No estás sola. Muchos antes y muchos después se encontrarán en el mismo aprieto, sin querer herir los sentimientos de su prometido, pero tampoco queriendo llevar un anillo que no les guste todos los días. Sin embargo, hay maneras de manejar esta delicada situación con gracia. Esto es lo que puede hacer.

1. Dale un par de días

Si no es amor a primera vista, dale un par de días. Lleva el anillo alrededor y mira si te crece. Puede que no sea perfecto, pero no significa que no pueda ser algo de lo que te enamores locamente. Las primeras impresiones, incluso con los anillos, pueden ser difíciles y engañosas. Antes de hacer un gran escándalo sobre él, dale un poco de tiempo. También es útil averiguar por qué él o ella eligió este anillo en particular. Tal vez hay una historia detrás de él o es similar al que usa su madre o abuela. Tal vez cuando lo vieron, le hizo sentir de cierta manera. A veces esa historia será lo suficientemente poderosa para entender su razonamiento y cambiar sus sentimientos hacia el anillo.

2. Hablemos de ello de la manera correcta

Si todavía no te gusta tu anillo de compromiso, es hora de tener una conversación. ‘Cada vez que lo mires, la voz en tu cabeza te recordará cuánto lo odias y eso te causará resentimiento y molestias’, explica la experta en relaciones Dana Corey. ‘Si te recuerdan constantemente tu decepción por su elección, eso coloreará tu relación’.

Dana Corey es una experta en relaciones con más de 30 años de experiencia ayudando a las parejas a navegar las pruebas de su compromiso.

Abordar el tema lentamente y en privado. ‘Como cualquier tema sensible, quieres elegir un momento en el que te sientas abierto y amoroso, no cuando estés en desacuerdo o te sientas molesto. Es una de esas conversaciones íntimas y vulnerables que marcarán el tono de tu matrimonio en las décadas venideras’, dice Corey. Reconoce el amor y el pensamiento que se puso en la elección de tu prometido, y explícale que no es tu intención herir sus sentimientos.

3. Cambiarlo o devolverlo

Si su pareja compró el anillo nuevo, regresen juntos al joyero. Podrían quedarse con la piedra central y cambiarla a un nuevo ajuste, o pasar la tarde probándose anillos juntos hasta que encuentren un estilo completamente nuevo que les guste a ambos.

Recuerde ser respetuoso con su presupuesto cuando lo haga, y pídale que trabaje con el joyero para asegurarse de que las opciones que está considerando son algo que puede permitirse.

4. Modificarlo

¿Es el anillo una reliquia familiar de algún tipo? Averigua si puedes hacer que el anillo de la herencia se reajuste. Eso podría significar el diseño de un nuevo anillo para sostener una piedra familiar, usar el metal del anillo original para crear un anillo de boda, o comprar un potenciador de anillo (que se ajusta perfectamente alrededor de un anillo de compromiso para añadir peso, y a menudo brillo adicional, al ajuste original) para transformar un anillo más simple en un diseño más a su estilo.

5. Elige el anillo de bodas de tus sueños

¿No estás seguro de si puedes sacarlo a relucir? No pierdas de vista lo que representa el anillo de compromiso. Es un regalo significativo que debes apreciar de cualquier manera, y cuando llegue el momento de comprar los anillos de boda, podrías encontrar algo que te ayude a transformarlo en el anillo de tus sueños.

6. Si sólo quieres una roca más grande, no digas nada

La honestidad es la mejor política… a menos que te decepcione que la piedra sea demasiado pequeña o de mala calidad. Porque eso es como decir, ‘No gastaste suficiente dinero’. Nunca querrías que tu prometido sintiera que su elección fue inadecuada en ese aspecto, seguro que te compró el anillo más bonito que podía permitirse, así que si todo lo demás del anillo funciona (metal, forma de la piedra, estilo), entonces no digas nada.

Remember: Te vas a casar con la persona, no con el anillo. ‘La pregunta que yo haría es, ‘¿Estáis comprometidos a crear una vida feliz y armoniosa juntos?” Corey dice. Si no se puede hacer nada, o si has molestado a tu prometido, ‘respira, discúlpate por ser materialista, y supéralo. O reconsidera tus motivos, y sé honesta contigo misma sobre si estás lista para el matrimonio’.

Cómo las verdaderas novias manejaron esta situación

Las novias reales se han encontrado en esta misma situación antes. Les preguntamos qué consejo tenían sobre qué hacer si no te gusta tu anillo de compromiso. Aquí están sus historias.

‘Ya había estropeado la sorpresa que iba a proponernos cuando estábamos en un fin de semana romántico de spa (otra larga historia). Así que decidimos escribirnos mutuamente por qué queríamos casarnos con la otra persona. Desgraciadamente, escogí el momento equivocado para desintoxicarme del café y sufrí una migraña masiva. Finalmente me recompuse lo suficiente como para hacer nuestros pequeños votos, entonces me dio este ridículo anillo de compromiso, un pequeño anillo de oro y plata que compró en una tienda de empeños. La banda tenía los nombres de otras personas grabados en el interior y sólo cabía en mi meñique. Por suerte para él, no me importan las joyas. Y por suerte para mí, ha soportado mi yo emocional durante 23 años.’ -Nancy

‘Adoro las joyas. Ciertamente no había nada malo con el anillo… después de todo, ¿cómo podría cualquier mujer objetar un anillo de diamantes de cualquier tipo? Simplemente le expliqué que para algo que pretendía usar todos los días por el resto de mi vida, tenía que ser muy, muy especial y único para mí. Él estuvo de acuerdo. Lo creamos junto con mi diseñador favorito. Mis anillos son totalmente hermosos.’ -Kristin

‘Mi marido es un romántico y le gustan los grandes gestos. Salimos durante dos años antes de que me hiciera la pregunta, pero no fue suficiente tiempo para que perfeccionara mi estilo personal. El anillo no era horrible, un precioso diamante central rodeado de un remolino de pequeñas piedras de talla baguette y marquesina. Pero yo esperaba exactamente lo contrario: un solitario clásico y discreto que pudiera combinar con una banda de diamantes más pequeños. Decir que estaba monumentalmente decepcionado no es suficiente, pero me lo guardé para mí, y lo he hecho durante 15 años. La conclusión es que este es el hombre con el que quería casarme y dio el paso de comprometerse conmigo. Ya hemos pasado por un infierno y hemos vuelto en nuestros cortos años. La muerte llamó a nuestra puerta; la miramos fijamente y seguimos aquí, todavía juntos. Todavía no me gusta el anillo. Pero amo al hombre que me lo dio con todo lo que tengo y todo lo que soy, algo que me recuerda cada vez que miro el racimo*** en mi dedo anular izquierdo’. -Judith

‘Tengo un anillo de plástico de Woolworth’s de 10 dólares de mi hombre. Los dos éramos demasiado pobres en ese momento, pero seguimos casados 35 años después. En nuestro quinto aniversario, me compró el anillo real más hermoso que también me encanta. La pareja es más importante que el adorno. A menos que sea tacaño, desconsiderado, que no tenga en cuenta tus preferencias, que sea arrogante o controlador, lo que también se puede evidenciar a través de la elección del anillo, y en ese caso, rechaza ambos’. -Claudia

‘La madre de mi marido quería que me diera un viejo anillo de cóctel de ella. Mitch y yo lo discutimos y, sabiendo que ella era una influencia negativa, decidimos que debíamos empezar nuestras vidas tomando nuestras propias decisiones independientemente de ella. Estaba encantada de que viera las cosas a mi manera.’ -Ileen

‘Cuando vi el anillo me decepcioné mucho. Pero sabía que lo había elegido con amor, así que pensé en quedármelo y tratar de recordar su amor en vez de mi disgusto por el anillo cada vez que lo miraba. Pero me aseguré de que diseñáramos juntos nuestros anillos de boda’. -Amy