¿Necesitamos dar un regalo a los anfitriones de la cena de ensayo?

Regalar antes de una boda viene con muchas opiniones. ¿Traes un regalo a cada evento, o escoges unos cuantos, guardando el regalo principal para el día de la boda de la pareja? Y luego, por supuesto, está la cena de ensayo: Un evento organizado en honor de la pareja, más a menudo por los padres del novio. No se espera que traigas un regalo para la pareja en este evento, pero ¿qué pasa con los anfitriones? A continuación examinamos si debes traer un regalo para los anfitriones de la cena de ensayo.

No es común

Aunque es bastante común que los novios traigan regalos a la cena de ensayo (que distribuirán a sus padres y a su fiesta de bodas), es inusual ver a los invitados llegar con un regalo en la mano, también. Los eventos previos a la boda se centran en los novios, y como este evento no suele requerir un regalo para la pareja feliz, la mayoría de la gente ni siquiera considera la posibilidad de llevar algo para agradecer a los anfitriones su hospitalidad, y hacerlo definitivamente no es necesario.

Pero, no dolería

Por supuesto, no hay nada malo en un pequeño regalo de anfitrión o anfitriona como símbolo de su aprecio. Los anfitriones, por supuesto, están pagando generosamente por una celebración en honor de la pareja, y han invitado a otros a unirse a ellos (ya sea sólo la fiesta de la boda, invitados de fuera de la ciudad, o todos los que están invitados a la boda). Puedes hacerlo de forma sencilla con una tarjeta, u optar por algo que puedas llevar como regalo de la anfitriona a la casa de alguien, como una botella de vino, chocolates o una bonita vela. Mantén el regalo en el lado pequeño, especialmente si estás en una boda de destino: Los anfitriones tendrán que ser capaces de llevarlo a casa, después de todo.

Asegúrate de presentarte y dar las gracias

Aunque no es necesario regalar, asegúrese de tomarse un momento en algún momento de la noche para presentarse (si no conoce ya a los padres del novio) y agradezca a los anfitriones por invitarle a unirse a la celebración previa a la boda.