La Guía Completa de Contratos de Fotografía de Bodas

Cuando las parejas encuentran a su fotógrafo de bodas, quieren pasar directamente a las cosas divertidas como las fotos de compromiso y la elección de los lugares de los retratos de novia. Pero revisar y firmar un contrato de fotografía de bodas es el siguiente paso esencial.

Un contrato de fotografía de bodas es un acuerdo vinculante entre una pareja y su fotógrafo que describe las responsabilidades del fotógrafo, los resultados y las políticas, incluyendo la reprogramación o el calendario de pagos.

Con un contrato firmado, los fotógrafos pueden estar seguros de que la pareja cumplirá con sus pagos porque un contrato completado y firmado es legalmente vinculante. Las legalidades y la letra pequeña pueden sonar sofocantes, pero los contratos de fotografía de bodas, como todos los contratos de proveedores, no deben ser pasados por alto. Consultamos con Samantha Clarke, fotógrafa y ex abogada, para destacar los detalles de los contratos de fotografía de bodas.

Samantha Clarke es una abogada convertida en fotógrafa de bodas con base en Atlanta. Desde 2009, ha capturado más de 200 bodas en todo Canadá, Estados Unidos, Europa y el Caribe.

Los contratos no son glamorosos, y la jerga legal difícilmente provoca mariposas de planificación de bodas. Es por eso que se ponen en un segundo plano, ya que los temas emocionantes como la programación de las sesiones de fotos de compromiso tienen prioridad. Pero Clarke insta a las parejas y a sus compañeros fotógrafos de bodas a tomar estos documentos en serio.

‘En la emoción de planear y preparar una boda, los fotógrafos a veces olvidan la importancia de tener un contrato sólido’, dice Clarke. ‘El contrato describe las expectativas, así que si las cosas van mal más tarde, es genial tener ese documento para mirar hacia atrás. Es una forma de que los fotógrafos y las parejas se protejan’.

La importancia de los contratos tiene sentido en teoría, pero ¿los fotógrafos o las parejas utilizan realmente sus contratos? En resumen, sí. Según la plataforma de contratos de la Ley de la Industria de la Boda, las parejas preguntan sobre demandar a sus fotógrafos de bodas con bastante frecuencia. Las disputas más comunes surgen de tres cuestiones:

Sin un contrato detallado, es difícil probar que un fotógrafo no cumplió con sus servicios acordados. Eso podría dejar a las parejas sin las fotos con las que han soñado. Pero los contratos no son sólo para potenciales demandas. Los contratos ayudan a los fotógrafos a clarificar sus roles y responsabilidades en la boda, lo que ayuda a aclarar la confusión antes del gran día. ‘A veces la pareja no entiende completamente la industria de la fotografía, por lo que el contrato esbozará los detalles de lo que se puede esperar’, dice Clarke. ‘Es importante tener todo por escrito para que las parejas puedan referirse a él.’

Aunque los estilos, paquetes y poses de la fotografía varían, la mayoría de los contratos de fotografía de bodas se ven similares. Clarke dice que un contrato de fotografía de boda debe contener los siguientes detalles:

En el ajetreo de la planificación de la boda, es fácil olvidarse de solicitar la versión contrafirmada del contrato a su fotógrafo. El fotógrafo suele estar al tanto de esto, pero el caos de la temporada de bodas puede llevar incluso a los fotógrafos más organizados a olvidar este paso. Pero sin ambas firmas, el contrato no se mantendrá.

‘Un contrato no es vinculante sin ambas firmas’, dice Clarke. ‘En la mayoría de los casos, la gente se olvida de que no lo hacen a propósito. Parece pequeño al principio, pero cuando las cosas van mal y la pareja o el fotógrafo se dan cuenta de que sólo una persona lo firmó, no es un buen lugar para estar. La pareja debería estar facultada para recordar a los vendedores que envíen su copia firmada’.

Las bodas de destino son un sueño para muchos fotógrafos, pero requieren contratos minuciosos. Clarke, que viaja con frecuencia para filmar bodas en lugares tropicales como el Caribe, dice que un contrato de fotografía de bodas de destino debe incluir quién paga el viaje, qué costos relacionados con el viaje están cubiertos (como el equipaje facturado) y las especificaciones de alojamiento.

¿Otra consideración igualmente importante en la fotografía de bodas de destino? Si el fotógrafo puede o no trabajar legalmente allí. ‘Algunos países requieren que tengas un visado para trabajar legalmente allí’, dice. ‘Siempre es bueno tener esas conversaciones antes de firmar el contrato para que la pareja pueda determinar si el fotógrafo está familiarizado con los requisitos de las diferentes naciones.’