fbpx

Discursos de Dama de Honor Ideas y consejos para ayudarle a hacer un brindis memorable

Sorprende y deja huella con tu discurso de dama de honor siguiendo estos consejos.

Se te ha pedido que juegues un gran papel en la boda de tu mejor amiga, ¡eres la dama de honor!

Pero ser la dama de honor definitivamente viene con una serie de tareas importantes, incluyendo dar el discurso de dama de honor.

Tú y tu mejor amiga habéis pasado por todo juntas, y este es el gran día para celebrarlo de verdad.

Pero si no estás acostumbrada a dar discursos, la idea de levantarte delante de una multitud puede ser un poco angustiosa, por no hablar de la presión de encontrar las palabras perfectas para expresar adecuadamente cómo te sientes.

Pero con algunos consejos y trucos, junto con mucho tiempo y práctica, tu discurso de dama de honor saldrá sin problemas.

Estructura del discurso de dama de honor

Primero, vamos a crear el marco adecuado para lo que quieres decir. Una vez que tengas el flujo adecuado para tus palabras, la entrega es fácil.

1. Empieza con la novia, termina con la pareja.

Es probable que des un discurso porque has estado muy cerca de la novia durante mucho tiempo. De todos los presentes en la boda, eres la que mejor sabe cuánto ha cambiado pareja para mejor.

Tu discurso debe ser sobre la amiga que conociste mucho antes de que ella conociera a su pareja, y luego girar sobre el papel que han jugado en tu vida. Tal vez ahora sea aún más divertida gracias al sentido del humor de su nueva pareja, o tal vez su apoyo le ha permitido tomar riesgos de nuevas maneras.

Tal vez nunca has visto a tu mejor amiga tan feliz y contenta. Esta es también una gran manera de incorporar a su nuevo cónyuge en el discurso si realmente no lo conoces tan bien; habla de la forma en que complementa a la novia o la ha hecho una mejor persona.

2. Conviértete en un increíble narrador de historias.

Hay una razón por la que las historias se transmiten de generación en generación: resuenan en la gente. No recordamos números o consejos genéricos.

¿Pero las historias? Se quedan con nosotros. Le dan vida a la pareja y hacen un mejor trabajo para transmitir tu punto de vista que hacer una declaración general. Una historia sobre el carácter de tu mejor amiga y lo buena que ha sido va mucho más allá de una frase.

Puede ser útil pensar en el discurso en términos de un gran tema, o varios temas más pequeños, y luego darle cuerpo con recuerdos que resalten esos para asegurarse de que los ejemplos que elija compartir sean relevantes para su mensaje general.

Recordar que la mitad de los invitados no conocerán a la novia tan bien como tú, así que puedes usar esto como un momento para pintar realmente un cuadro de lo asombros que son ellos.

Da vida a su increíble carácter a través de anécdotas y detalles pertinentes que sólo tú podrías conocer.

3. Termina con una visión positiva de su futuro.

De nuevo, la naturaleza de este discurso no es tanto sobre su relación con la novia, sino sobre el vínculo que la pareja comparte juntos.

Asegúrense de que todos los componentes separados de tu brindis lleguen a una conclusión positiva, terminando con lo feliz que es la pareja juntos y sus mejores deseos para su matrimonio.

Una forma fácil de lograrlo es crear una especie de esqueleto para tu discurso de todos los puntos principales que quieres hacer (como los temas mencionados anteriormente) -más o menos crear una hoja de ruta para tus ideas- y luego rellenarlo con información de apoyo.

 

10 Discurso de la Dama de Honor Ideas y consejos para ayudarle a hacer un brindis asesino

Consejos para el discurso de la dama de honor

Mantén en mente estos útiles consejos para asegurarte de que te clavas tu brindis de dama de honor.

1. Deshazte de los elogios genéricos.

Demasiado a menudo los discursos de las damas de honor se convierten en una serie de elogios genéricos

Hay una gran diferencia entre decir simplemente, ‘Ella es una gran amiga‘ y contar la historia de la vez que tu mejor amiga obtuvo un préstamo de la familia a la que cuidaba para poder visitarte en tu dormitorio después de que tu novio te dejara.

De nuevo, deberías usar el brindis como tu momento para darle una dimensión a la novia, y usar historias para ilustrar sus mejores características y cualidades.

2. Recuerda que no se trata de ti.

Aunque muchas de las anécdotas que uses deben ser sobre tu tiempo con la novia, no debes ser el punto focal. No hay nada peor que un orador que no deja de hablar de sí mismo.

Habla sobre sus padres, sus ideas para el futuro, cómo superó la adversidad y finalmente, finalmente, menciona a la novia. Este no es tu momento, es el de tu mejor amiga.

Después de presentarte brevemente (recuerda: la mayoría de la gente probablemente no sabrá quién eres o tu relación con la pareja), no deberías hacer ninguna referencia adicional a ti mismo.

Simplemente eres el vehículo para explicar por qué los recién casados son tan fantásticos. Sólo métete en la mezcla cuando sea necesario, y en su lugar concéntrate en la pareja de la hora.

3. No menciones a los ex.

Puede que tengas un tesoro de recuerdos sobre la vida amorosa de tu mejor amiga, pero este no es el lugar para ello.

Aunque probablemente no hay duda de que algunos de estos cuentos son histéricos, también son embarazosos.

Nadie quiere que le recuerden sus fracasos en las citas, particularmente frente a sus familias, amigos y su nueva pareja. Así que, por muy tentador que sea, guarda la historia de los ex para tu próxima noche de chicas.

Mantén el tono de tu discurso positivo y se reflejará positivamente en ti también.

4. Que sea breve.

Cuanto más largo sea tu discurso, más oportunidades tendrás de que la gente empiece a perder la atención y a perder tus chistes.

La duración ideal del discurso es de entre tres y cinco minutos, es tiempo suficiente para que hagas tu introducción, compartas tu tema y anécdotas de apoyo, y termines con una llamada para que todos se unan a ti para brindar por los recién casados.

5. Pausa después de contar un chiste.

Cada vez que cuentes un chiste, asegúrese de hacer una pausa durante unos segundos después para que el público se ría.

Cuando cuentes un chiste e inmediatamente después empiezas a hablar, no le dará a la gente la oportunidad de reírse o incluso de entender lo que vas a decir a continuación.

Ten en cuenta que empezar el discurso con una nota graciosa puede ayudarte a captar la atención del público durante uno o dos minutos, pero es el contenido significativo el que los mantendrá cautivados hasta el final.

6. No uses bromas internas.

Tú y la novia podéis haber compartido algunos momentos increíblemente divertidos que aún os hacen reírse a carcajadas hasta el día de hoy.

Pero, si el chiste o la situación es algo que otros invitados de la boda tendrían que estar ahí para entender, evita usarlo en tu discurso. Si la gente no entiende el contexto detrás de una situación o un chiste, probablemente se les pasará por alto.

Está bien burlarse un poco de la novia, tal vez por su gusto infantil en películas o música, pero manténgalo ligero.

No digas nada que sea embarazoso o que la haga sentir incómoda.

7. Practica la lectura de tu discurso de dama de honor.

Cuantas más veces practiques tu discurso antes del día de la boda, mejor sonará cuando lo leas de verdad.

Practica tu discurso dos veces al día y grábate un par de veces para que puedas escuchar tu ritmo y tu tono.

Cuantas más veces lo hagas, más fácil será cuando lo hagas en persona.

Te sentirás segura porque prácticamente habrás memorizado las palabras.

Ensaya el discurso delante de sus amigos, también, para ver si tus bromas consiguen una risa.

Un discurso épico es más que las palabras que eliges compartir, también es el lenguaje corporal que enfatiza tu mensaje. Practicar el brindis frente a un espejo puede ayudarte a captar su presencia física mientras pronuncia su discurso y asegurarse de que está sonriendo y haciendo contacto visual durante todo el discurso.

¡Que empiece el discurso!